Obra reunida. Tomo I y II

Obra reunida. Tomo I. Ficciones y poemas

$28000,00

Autor: Antonio Oviedo

ISBN:

Colección: Formas

Edición: Primera – Editorial de la UNC

Cantidad de Páginas: 718

Pagá en cuotas con Mercado Pago
Categorías: , Etiqueta:

Descripción

En los relatos de Oviedo los hechos documentales tienen menos incidencia en la materialidad del texto que los detalles visuales que suelen interrumpir y relanzar la narración a cada momento, párrafo tras párrafo. En ese sentido es frecuente que en la descripción de un paisaje urbano o del interior de una casa se filtre la imagen de algún cuadro cuyo autor no se menciona (precisamente para que el filtrado no deje grumos) aunque su influencia se perciba como una especie de encantamiento óptico. (…) Mediante esos procedimientos elusivos, Oviedo logra una sostenida suspensión de la realidad que tiene algo de antigravitatorio, como si las cosas que cuenta ocurrieran en la Luna o en un sueño.

La soberanía de la literatura, entonces, se ejerce no en el vacío de la pura fantasía, sino mediante una transmutación de elementos, cuyo signo mayor tal vez sea la ausencia del nombre de la ciudad donde se desarrollan casi todas las historias de Oviedo. Ni una sola vez, en ninguna de las páginas de los doce libros de ficción que van desde los Dos cuentos, fechado el 21 de noviembre de 1975, hasta Su cara en las sombras, fechado el 21 de noviembre de 2020, aparece la palabra “Córdoba”. Sin embargo, esa omisión deliberada y persistente no hace más que elevar a Córdoba a la categoría de fantasma y convertirla de ese modo en un doble de sí misma, en una ciudad espectral, prometida y a la vez rechazada como espacio literario, en un punto indefinido o inestable entre el mundo y los libros.

  1. Schilling

Desde Último visitante y El señor del cielo, los relatos inaugurales publicados por Alberto Burnichon, hasta Su cara en las sombras, novela recientemente publicada por Fernando Ferreyra Editor donde saliera gran parte de su obra, Oviedo ha llenado de misterio  y vaguedad cada página; ha sabido jugar en cada frase una reivindicación de cierta tradición un tanto oblicua a la literatura argentina -Blanchot, Bataille, Walser, Kafka, Schultz, Arno Schmidt- y lo ha hecho, sin lugar a dudas, con una obstinación admirable. Obstinación que también lo ha llevado a leer, como si se tratara de un extranjero en su propia lengua, la tradición del idioma que le interesa -Borges, Wilcock, Saer, F. Hernández, Bioy, Onetti.

 

  1. Surghi

Obra reunida. Tomo II. Ensayos

$28000,00

Autor: Antonio Oviedo

ISBN:

Colección: Formas

Edición: Primera – Editorial de la UNC

Cantidad de Páginas: 724

Pagá en cuotas con Mercado Pago
Categorías: , Etiqueta:

Descripción

¿Existe acaso Córdoba, ciudad de sus relatos, precisamente porque en su realidad algo se resiste a ser narrado, descrito, porque no ha sido sustituida aún por una literatura en sentido absoluto? Si los ensayos de Oviedo construyen una enciclopedia personal, a veces deducible de los nombres en el índice de sus volúmenes aunque también en ciertos temas, ciertos motivos literarios, podría decirse que esos encuentros, esos recorridos por momentos azarosos pero luego recurrentes y destacados por libros y también cuadros, e inclusive filmes, trazan un mapa cosmopolita: todas las literaturas se confunden allí en una idea de la escritura que se traduce en la colección de singularidades. Cada escritor, en el idioma o en la época que sea, de la que se apropia pero que también le toca, es único, y en la defensa de su unicidad consistirá lo inasimilable de su estilo, su carácter irreductible. La ciudad elegida, como la lengua elegida, como los géneros que se utilizan, son el reverso, hecho por las obras, de la ciudad en la que se vive o no, el idioma natal o aprendido, los libros que se leyeron. Pero esa enciclopedia universal de rarezas que Oviedo se dedica a componer, recogiendo muestras que no dejan de multiplicarse, tiene también un reverso local, lo que solo se puede escribir en esta misma ciudad que sus narraciones evitan nombrar para señalarla mejor.

Silvio Mattoni