Ensayo sobre el origen de las lenguas de Jean-Jacques Rousseau

Ensayo sobre el origen de las lenguas

(co-edición con Encuentro Grupo Editor)

Jean-Jacques Rousseau, 2008, 121 p.

Serie Mínima

ISBN: 978-987-1432-16-5

 

"La invención del arte de comunicar nuestras ideas depende no tanto de los órganos que nos sirven para esta comunicación sino de una facultad inherente al hombre que le hace emplear sus órganos para ese uso, y que si careciera de ellos le haría emplear otros con el mismo fin. Dad al hombre una organización tan burda como queráis. Sin duda adquirirá menos ideas, pero con tal que tenga entre él y sus semejantes algún medio de comunicación por el cual uno pueda actuar y el otro sentir, llegarán a comunicarse la cantidad de ideas que posean.

Los animales tienen, para esta comunicación, una organización más que suficiente pero nunca hacen uso de ella, lo que me parece una diferencia muy característica. No me cabe la menor duda de que los animales que trabajan y viven en comunidad, los castores, las hormigas, las abejas, tienen una lengua natural para comunicarse entre sí. También hay motivo para creer que la lengua de los castores y la de las hormigas consisten en el gesto y hablan solamente a los ojos. Sea como fuere, dado que todas estas lenguas son naturales, no pueden ser adquiridas. Los animales que las hablan las poseen al nacer, todos las poseen y en todas partes es la misma; no la cambian ni hacen el más mínimo progreso. La lengua convencional sólo pertenece al hombre y por eso éste hace progresos, ya sea para bien o para mal, al contrario de los animales. Esta única distinción parece llevarnos lejos: algunos pretenden explicarla por la diferencia de los órganos. Siento curiosidad por conocer esta explicación".

Hijo de un relojero y una madre que murió a la semana de haberlo dado a luz, Jean-Jacques Rousseau nace en 1712 en la ciudad de Ginebra, donde pasa su juventud trabajando en diversos oficios (escribano, grabador…) y lleva adelante una formación autodidacta. En 1745 entabla una convivencia íntima con una lavandera de Orleans, con quien tendrá cinco hijos -todos ellos abandonados en La Inclusa. Entre otros célebres hombres de letras de la Ilustración, conoce a Diderot, Condillac, Voltaire, D'Alembert, quien le encarga una serie de artículos sobre música para la Enciclopèdie. Un día de 1749, mientras iba a visitar a Diderot a la prisión de Vincennes (encerrado durante tres meses por la publicación de la Carta sobre los ciegos), lee en el Mercure de France la convocatoria para el premio anual de la Academia de Dijon, sobre el tema "Si el restablecimiento de las ciencias y las artes han contribuido a depurar las costumbres". Súbitamente inspirado, escribe su primer Discurso, que resulta premiado y es publicado con gran éxito a fines de 1750. Entre las obras más importantes de Rousseau se cuentan el Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres (1755); la Carta a D'Alembert sobre los espectáculos (1758); el Emilio o la educación y el Contrato social (ambas de 1762), obras que motivan un decreto de prisión contra él, por lo que debe huir de Francia. Muere en 1778.

Esta versión del Ensayo sobre el origen de las lenguas (1761), originalmente fue publicada por la editorial Caldén, en la mítica colección "El hombre y su mundo" que dirigía Oscar del Barco.


Series: ENSAYO |

No se admiten más comentarios